Preguntas frecuentes

¿Cuándo es aconsejable la cirugía de rodilla o cadera? 

En principio, es aconsejable que se opere siempre que su médico o cirujano haya evaluado su situación y se lo haya sugerido así. Antes de este momento, debe habérsele hecho una radiografía de la rodilla o de la cadera. Basado en esta información, el médico le informará de cuáles son sus las opciones. Si le ha sugerido operarse, quiere decir que la intervención quirúrgica es la mejor solución para usted. Tanto la operación como la rehabilitación puede realizarlas con nosotros. La última decisión sobre lo que hay que hacer la tiene usted y, por lo general, estará basada en la intensidad de las molestias y del dolor que está sufriendo por la osteoartritis. También es muy importante mantener en forma los músculos de alrededor de la articulación con ejercicio habitual sobre una bicicleta estática.

 

¿Cuánto tiempo le va a doler la rodilla o cadera después de la cirugía? 

El dolor post-operatorio disminuye significativamente después de algunos días, pero la mayoría de los pacientes experimentan una desaparición inmediata del dolor causado por la osteoartritis. El programa intensivo de rehabilitación empieza 3 días después de la operación. Durante las siguientes 3 semanas, el dolor disminuirá gradualmente, pero se le administrarán calmantes en función de su intensidad. 

 

¿Cuándo podré conducir un coche después de un reemplazo de cadera o rodilla? 

Aproximadamente 6 semanas después de la cirugía tendría que ser capaz de caminar sin muletas con facilidad. En este momento ya habrá recuperado bastante control muscular para poder responder con rapidez y apropiadamente en todas las situaciones, por eso ya debería poder conducir un coche. Si ha tenido la operación en su rodilla izquierda o cadera izquierda, y tiene un coche automático, es muy posible de que pueda conducir un poco antes. 

 

¿Tengo más opciones además de la intervención quirúrgica? 

Si su rodilla o cadera está completamente desgastada, no hay otra posibilidad. Si su rodilla o cadera no está severamente desgastada o dañada, el dolor puede controlarse con la ingestión de paracetamol o antiinflamatorio. A veces, puede ayudar el realizar una artroscopia para limpiar la articulación. Una protección en forma de rodillera (como una cáscara de metal o de plástico que puede atar alrededor de su rodilla) previene movimientos anormales y asegura que la rodilla esté protegida. 

En caso de un desgaste leve de la articulación de la rodilla podemos inyectar ácido hialurónico. Este líquido actúa como lubricante y, por eso mismo, puede aliviar el dolor durante un periodo de tiempo de varias semanas hasta algunos meses. La efectividad de este tratamiento, sin embargo, no está garantizada. 

Si el cartílago está levemente dañado, por ejemplo, después de un accidente, a veces puede ser reparado con cartílago cultivado a partir de células del propio cartílago. Si toda la articulación está dañada, este tratamiento no le es recomendable.

 

¿Qué ocurrirá con mi rehabilitación cuando vuelva a mi país? 

Cuando abandone el Centro de Rehabilitación será capaz de caminar sin muletas y de llevar a cabo sus actividades diarias con toda normalidad. Es importante que continúe las sesiones con un fisioterapeuta de su área para mantener la salud de sus articulaciones. Nosotros contactaremos con él y haremos un seguimiento de sus progresos.